Virus afecta Petroleras y Plantas Nucleares




Stuxnet es el primer gusano conocido que espía y reprograma sistemas industriales, en concreto sistemas SCADA de control y monitorización de procesos, pudiendo afectar a infraestructuras críticas como centrales nucleares y plantas petroleras.

La compañía europea de seguridad digital Kaspersky Labs describía a Stuxnet en una nota de prensa como "un prototipo funcional y aterrador de un arma cibernética que conducirá a la creación de una nueva carrera armamentística mundial". Kevin Hogan, un ejecutivo de Symantec, advirtió que el 60% de los ordenadores contaminados por el gusano se encuentran en Irán, sugiriendo que sus instalaciones industriales podrían ser su objetivo. Kaspersky concluye que los ataques sólo pudieron producirse "con el apoyo de una nación soberana", convirtiendo a Irán en el primer objetivo de una guerra cibernética real.
El objetivo más probable del gusano, según corroboran medios como BBC o el Daily Telegraph, pudieron ser infraestructuras de alto valor pertenecientes a Irán y con sistemas de control de Siemens. Medios como India Times apuntan que el ataque pudo haber retrasado la puesta en marcha de la planta nuclear de Bushehr. Fuentes iraníes han calificado el ataque como "guerra electrónica"aunque minimizan el impacto de los daños en sus instalaciones. Algunos medios como el norteamericano New York Times han atribuido su autoría a los servicios secretos estadounidenses e israelíes.
La complejidad de Stuxnet es muy poco habitual en un ataque de malware. El ataque requiere conocimientos de procesos industriales y algún tipo de deseo de atacar infraestructuras industriales. En concreto, según la empresa Symantec, Stuxnet verifica la existencia en el objetivo de cierto número de motores variadores fabricados por dos empresas concretas, una iraní y otra finlandesa, estableciéndose rutinas distintas según la cantidad de variadores de uno y otro fabricante.
El número de vulnerabildades de día cero de Windows que aprovecha Stuxnet también es poco habitual. Este tipo de errores de Windows son muy valorados por crackers y diseñadores de malware puesto que permiten acceder a sistemas incluso aunque hayan instalado todas las actualizaciones de seguridad, al no ser conocidos públicamente. Un ataque malware normal no desperdiciaría cuatro de estos errores en un solo gusano.
Además, Stuxnet es extrañamente grande, ocupando medio megabyte, y está escrito en distintos lenguajes de programación, incluyendo C y C++, algo que se ve con poca frecuencia en otros ataques de este tipo.
Stuxnet fue firmado digitalmente con dos certificados auténticos robados de autoridades de certificación. Tiene capacidad de actualización mediante P2P, lo que permite su puesta al día incluso después de que el servidor remoto de control haya sido desactivado.
Todas estas capacidades habrían requerido un equipo completo de programadores de distintas disciplinas, y la verificación en sistemas reales de que el malware no bloquearía los PLCs. Eric Byres, programador con años de experiencia en el mantenimiento y reparación de sistemas Siemens, declaró a Wired que escribir este software podría haber requerido meses o incluso años de trabajo si lo hubiera realizado una sola persona.

Fuentes:







Robot Auto-Publicador Lab21

Software Odontológico Lab21